Hoy hemos estado hablando con Daniel Sosa, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y nos ha contado sus experiencias haciendo deporte y, en especial, practicando Jungle Move. ¿Quieres conocer lo que opina?

Toda su vida ha practicado deporte. En etapa escolar estuvo federado en varias disciplinas: Fútbol, baloncesto, voleibol, entre otras. Hasta que, por necesidades fisiológicas, sus médicos le recomendaron que practicara la natación para corregir una malformación en la espalda, escoliosis. Pronto le cogió el gusto a este deporte y comenzó a competir. Pero como todo en la vida, y más en la adolescencia, se fue cansando y aburriendo. Terminó dando de lado la competición y empezó con otras aficiones: El gimnasio.

La pasión por el deporte le llevó a estudiar la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, donde descubrió a fondo las diferentes ramas del mismo, los distintos sistemas de entrenamiento, patrones locomotores, funciones fisiológicas, alimentación y demás aspectos relacionados con el entrenamiento en diferentes disciplinas deportivas.

Actualmente, es un gran aficionado del gimnasio y de todas las vertientes de actividad física que persiguen un rendimiento. Ha experimentado varias disciplinas de entrenamiento funcional… y de entre todas ellas emergió el Jungle Move. Para Daniel, lo bueno de este sistema es que le permite continuar con sus entrenamientos en gimnasio, mejorado sus índices de rendimiento. “Los entrenamientos de Jungle son tan fuertes, tan exigentes, que no me da tiempo de pensar, solo actuar. Al no haber descanso no te da tiempo a plantearte un, ¿por qué? Si no un, ¿Por qué no? ¿5 series? Que sean 6, ¿15 minutos? Que sean 20. Solo quieres más. Jungle Move es muy adictivo”.

“Tras una sesión de Jungle te sientes exhausto. Y que no te engañen, el que no acaba así, o no hizo las repeticiones que se marcaron, o no cumplió el tiempo. Es una sensación de liberación, de catarsis que pocos sistemas o modalidades deportivas ofrecen. Es como meter un gol o un smash en Paddle, te dan ganas de celebrarlo. Y así lo hacemos en las sesiones de Jungle, ya que, al finalizar la sesión de entrenamiento, cada uno los participantes nos felicitamos, nos abrazamos”, comenta Daniel.

Un aspecto importante que destacó son sus ejercicios. La dinámica animal está presente en todo momento y eso se nota. Hay ejercicios de todo tipo, alguno más difícil de ejecutar que otros, ya que requieren más fuerza o más técnica. Pero para eso se trabajan, para conseguir ejecutarlos de la manera correcta. Jungle Move se adapta a cualquier persona. Su tipo de entrenamiento metabólico hará que te sientas ejercitado en todo momento, ya que los beneficios se extienden hasta 48 – 72 horas tras finalizar una sesión.

¿Sentimos el Gen Animal?

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies